Congreso Nacional de la Doctrina Social de la Iglesia

Publicado: Martes, 11 Febrero 2014

"Unidos para promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza"

El Primer Congreso Nacional de Doctrina Social de la Iglesia surge como iniciativa de los Obispos de todo el país que reunidos en asamblea plenaria en noviembre de 2009 hicieron un llamado a la acción a los cristianos, y la ciudadanía en general, como agentes de transformación de la vida social, económica y política del país, alentándolos a dar el paso de habitantes a ciudadanos responsables y estableciendo “como prioridad nacional, la ERRADICACIÓN DE LA POBREZA Y EL DESARROLLO INTEGRAL DE TODOS”.

A su vez, la Conferencia Episcopal Argentina convocó a celebrar el 2011 como el AÑO DE LA VIDA asumiendo “en este camino del Bicentenario y de modo especial durante este año, la necesidad imperiosa de priorizar en nuestra patria el derecho a la vida en todas sus manifestaciones, poniendo especial atención en los niños por nacer y en nuestros hermanos que crecen en la pobreza y marginalidad.

 

OBJETIVO DEL CONGRESO

Realizar aportes, desde la dimensión social de la fe, la razón y los principios y valores de la doctrina social de la Iglesia, para promover el derecho a la vida, la erradicación de la pobreza y la generación del desarrollo integral de la Argentina como Prioridad Nacional del Bicentenario 2010-2016.

 

¿Qué es el Congreso de DSI?

El Congreso buscará ser un espacio propositivo de espiritualidad y formación para el compromiso por el bien común. Se tendrá el objetivo de generar conciencia sobre la unidad entre fe, razón y servicio.

La Prioridad Nacional del Bicentenario 2010-2016 de la promoción del derecho a “la vida de cada persona en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural”, la erradicación de la pobreza y la generación del desarrollo integral de “toda la persona y de todas las personas”, serán los ejes transversales que vincularan todo el Congreso.

En todas las actividades del Congreso, se intentará contribuir a detectar nuevos signos de los tiempos, nuevas orientaciones para una acción creativa y transformadora con capacidad de incidencia cultural y realizar propuestas para las políticas públicas.

Se trabajará buscando aplicar los principios y valores de la DSI a problemáticas concretas que han sido seleccionadas a partir de las Metas del Bicentenario del documento “Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad. 2010-2016”, que será el texto base del Congreso.

Asimismo, la metodología de trabajo buscará difundir y profundizar el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia del Pontificio Consejo Justicia y Paz - cada participante con su inscripción recibirá un Compendio - y el método ver-juzgar y actuar.

Más información: www.argentinadsi.org

Formación en DSI

Publicado: Martes, 11 Febrero 2014

Difundir la doctrina social de la Iglesia es otra tarea prioritaria de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS). Constituye un valioso instrumento de evangelización de la vida pública que la Iglesia pone a disposición de todo dirigente y ciudadano comprometido en la vida social y política.


“El cristiano sabe que puede encontrar en la Doctrina Social de la Iglesia los principios de reflexión, los criterios de juicio y las directrices de acción como base para promover un humanismo integral y solidario. Difundir esta doctrina constituye, por tanto una verdadera prioridad pastoral, para que las personas, iluminadas por ella, sean capaces de interpretar la realidad de hoy y de buscar caminos apropiados para la acción” (Compendio de la DSI, 7)

-    Campaña 1000 + 1000: difusión del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia del Pontificio Consejo Justicia y Paz. 

Desde la CEPAS llevamos adelante la Campaña 1000 + 1000, que consiste en la entrega gratuita de un Compendio de la DSI a los participantes de los distintos programas de la Pastoral Social. Además de esto, promovemos el  compromiso de adquirir un Compendio y entregar el mismo a otro laico o ciudadano de  buena voluntad comprometido en la construcción del bien común.

“En este esfuerzo por conocer el mensaje de Cristo y hacerlo guía de la propia vida, hay que recordar que la evangelización ha ido unida siempre a la promoción humana y a la auténtica liberación cristiana. “Amor a Dios y amor al prójimo se funden entre sí: en el más humilde encontramos a Jesús mismo y en Jesús encontramos a Dios” (Deus caritas est, 15). Por lo mismo, será también necesaria una catequesis social y una adecuada formación en la doctrina social de la Iglesia, siendo muy útil para ello el Compendio de la doctrina social de la Iglesia. La vida cristiana no se expresa solamente en las virtudes personales, sino también en las virtudes sociales y políticas” (Discurso Inaugural de S.S Benedicto XVI en la V Conferencia General del Episcopal Latinoamericano)

 

“El Compendio de la Doctrina Social: hecho eclesial y pastoral: la complejidad y aceleración de la vida del hombre, lo mismo que el fenómeno de la globalización, han obligado en los últimos tiempos a un desarrollo continuo de la Doctrina Social de la Iglesia, de modo que ésta hoy constituye un verdadero cuerpo doctrinal. El Papa Juan Pablo II, con su preclara mirada pastoral y en virtud de su autoridad como Pastor de toda la Iglesia, dispuso que el Pontificio Consejo Justicia y Paz redactara el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, cuya versión castellana ha sido publicada recientemente. La riqueza intrínseca del Compendio y la autoridad que dispuso su composición, nos permiten considerarlo como un hecho eclesial y pastoral de magnitud. Y, aunque redactado primeramente para uso de los Pastores, recomendamos su estudio y aplicación a todos los miembros del Pueblo de Dios, en particular a los miembros del clero encargados de exponer la doctrina cristiana, a los catequistas, a los docentes católicos y a los fieles laicos que tienen especiales responsabilidades en la construcción de la sociedad (…) El Compendio de la Doctrina Social, es un instrumento valioso para conocer esta Doctrina y aportar a ella elementos nuevos. Aconsejamos vivamente su estudio y puesta en práctica” (La doctrina social de la Iglesia una luz para reconstruir la nación, 4. Cea, 90 Asamblea Plenaria. 11/11/05)

                

Encuentro con Delegados

Publicado: Martes, 11 Febrero 2014

Contribuir al fortalecimiento y al trabajo en red de las Pastorales Sociales Diocesanas y Regionales es una misión prioritaria de la CEPAS:


“Las Conferencias Episcopales y las Iglesias locales tienen la misión de promover renovados esfuerzos para fortalecer una Pastoral Social estructurada, orgánica e integral que, con la asistencia, la promoción humana, se haga presente en las nuevas realidades de exclusión y marginación que viven los grupos más vulnerables, donde la vida está más amenazada. En el centro de esta acción está cada persona, que es acogida y servida con calidez cristiana. En esta actividad a favor de la vida de nuestros pueblos, la Iglesia católica apoya la colaboración mutua con otras comunidades cristianas”. (Documento de Aparecida, 401)

“La Comisión Episcopal de Pastoral Social procurará reunirse con los delegados diocesanos de pastoral social designados por los Obispos al menos una vez al año” (Reglamento de la CEPAS, artículo 6)

“El equipo Nacional de Pastoral Social es un organismo dependiente de la CEPAS, para colaborar con la misma en el logro de sus objetivos y la realización de las tareas que le son propias. Deberá brindar su asesoramiento y consejo trayendo el pensamiento y las propuestas de las distintas regiones pastorales a la Comisión Episcopal, cumpliendo con las tareas que ésta le encomiende, especialmente la preparación de las reuniones de delegados diocesanos” (Reglamento del Equipo Nacional de Pastoral Social, artículo 1)

Un nuevo estilo de liderazgo

Publicado: Martes, 11 Febrero 2014

Un nuevo estilo de liderazgo de servicio para la erradicación de la pobreza y la promoción del desarrollo integral.


Desde a Comisión Episcopal de Pastoral Social, creemos que los líderes del Bicentenario 2010-2016 serán aquellos que asuman prioritariamente el servicio al prójimo y al bien común y presenten el mayor compromiso y la mejor propuesta para erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral. Para promover la Prioridad del Bicentenario, se necesita una mística del servicio, un nuevo estilo de liderazgo, despertar nuevas vocaciones de compromiso social y político, formar nuevos dirigentes y recuperar el valor de toda sana militancia . Por eso, los ejes de nuestra acción es el trabajo conjunto con los constructores de la sociedad, la reflexión para repensar la política y la formación en la Doctrina Social de la Iglesia para promover un humanismo cristiano integral y solidario:

-    “Los obispos reunidos en la V Conferencia queremos acompañar a los constructores de la sociedad, ya que es la vocación fundamental de la Iglesia en este sector, formar las conciencias, ser abogada de la justicia y de la verdad, y educar en las virtudes individuales y políticas. Queremos llamar al sentido de responsabilidad de los laicos para que estén presentes en la vida pública, y más en concreto “en la formación de los consensos necesarios y en la oposición contra las injusticias” 6

-    “Una tarea de gran importancia es la formación de pensadores y personas que estén en los niveles de decisión. Para eso, debemos emplear esfuerzo y creatividad en la evangelización de empresarios, políticos, formadores de opinión, el mundo del trabajo, dirigentes sindicales, cooperativos y comunitarios” 7

Asimismo, creemos que promover consensos para el desarrollo integral es la clave para erradicar la pobreza. Con motivo del Bicentenario los argentinos debemos plantearnos la necesidad de promover entre todos un auténtico acuerdo sobre políticas públicas de desarrollo integral. Los consensos se deben lograr contemplando los rostros de quienes más sufren, y esperan gestos y acciones concretas de todos aquellos que tenemos, en distintos niveles, responsabilidades públicas. Asimismo, creemos que la gran causa de la justicia y la inclusión social necesita un clima de amistad y unidad nacional.

6  Documento de Aparecida, n° 508
7  Documento de Aparecida, n° 492

Propuestas Prioridad del Bicentenario

Publicado: Martes, 11 Febrero 2014

Propuestas para promover la Prioridad del Bicentenario de erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral

Los Obispos de la Argentina en el Documento “Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad. 2010-2016”, nos presentan algunas propuestas para promover la Prioridad del Bicentenario 2010-2016 de erradicar la pobreza y generar el desarrollo integral. Entre otras, podemos señalar las siguientes:


-    Garantizar la vida y la dignidad de la persona humana. La persona humana nunca puede ser instrumento de proyectos de carácter económico, social o político. Por ello, ante todo queremos reafirmar que nuestro criterio de priorización será siempre la persona humana, que ha recibido de Dios mismo una incomparable e inalienable dignidad (n° 24). Necesitamos una educación y una legislación que transmitan una profunda convicción moral sobre el valor de cada vida humana. Nos referimos a la vida de cada persona en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural. Especialmente pensamos en la vida de los excluidos e indefensos. (n° 32)

-    Recuperar el respeto por la familia. Necesitamos cuidar la vida de las familias, lugar afectivo en el que se generan los valores comunitarios más sólidos y se aprende a amar y a ser amado. Allí se ilumina la vida afectiva privada y promueve el compromiso adulto con la vida pública y el bien común. Alentamos a las familias a participar y organizarse como protagonistas de la vida social, política y económica. (n° 32)

-    Reafirmar la importancia de los valores. Desde los inicios de nuestra comunidad nacional, aún antes de la emancipación, los valores cristianos impregnaron la vida pública (n° 9) Estos valores tienen su origen en Dios y son fundamentos sólidos y verdaderos sobre los cuales podemos avanzar hacia un nuevo proyecto de Nación, que haga posible un justo y solidario desarrollo de la Argentina (n° 10)

-    Abordar la nueva cuestión social. En el actual cambio de época, emerge una nueva cuestión social. Aunque siempre tuvimos dificultades, hoy han surgido formas inéditas de pobreza y exclusión. Se trata de esclavitudes modernas que desafían de un modo nuevo a la creatividad, la participación y la organización del compromiso cristiano y ciudadano (n° 24) La deuda social es también una deuda existencial de crisis del sentido de la vida: “se puede legítimamente pensar que la suerte de la humanidad está en manos de quienes sepan dar razones para vivir”. Ello nos debería interpelar a todos e invitarnos a discernir y promover nuevos vínculos de pertenencia y convivencia y nuevos estilos de vida más fraternos y solidarios. (n° 25)

-    Promover la construcción del bien común. Sólo habrá logros estables por el camino del diálogo y del consenso a favor del bien común, si tenemos particularmente en cuenta a nuestros hermanos más pobres y excluidos (n° 5). En esta búsqueda del bienestar de todos, necesitamos dar pasos importantes para el desarrollo integral. Pero cuando priman intereses particulares sobre el bien común, indefectiblemente crece la pobreza en sus diversas manifestaciones. (n° 11).  “No hay democracia posible sin una leal convergencia de aspiraciones e intereses entre todos los sectores de la vida política con miras a armonizar el bien común, el bien sectorial y el bien personal, buscando una fórmula de convivencia y desarrollo de la pluralidad dentro de la unidad de objetivos fundamentales”. (n° 13)

-    Alentar el paso de habitantes a ciudadanos responsables. Hay una carencia importante de participación de la ciudadanía como agente de transformación de la vida social, económica y política. Los argentinos hemos perdido el miedo a la defensa de nuestros derechos, pero la participación ciudadana es mucho más que eso. El verdadero ciudadano intenta cumplir todos los deberes derivados de la vida en sociedad. (n° 34)

-    Promover un nuevo estilo de liderazgo y a los nuevos dirigentes. Es fundamental generar y alentar un estilo de liderazgo centrado en el servicio al prójimo y al bien común. Necesitamos generar un liderazgo con capacidad de promover el desarrollo integral de la persona y de la sociedad. No habrá cambios profundos si no renace, en todos los ambientes y sectores, una intensa mística del servicio, que ayude a despertar nuevas vocaciones de compromiso social y político (n° 22) Uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo es recuperar el valor de toda sana militancia. (n° 23). Alentamos a los líderes de las organizaciones de la sociedad a participar en “la reorientación y consiguiente rehabilitación ética de la política”. Les pedimos que se esfuercen por ser nuevos dirigentes, más aptos, más sensibles al bien común, y capacitados para la renovación de nuestras instituciones.  (n° 23)
-    Avanzar en la reconciliación entre sectores y en la capacidad de diálogo. Una amistad social que incluya a todos, es el punto de partida para proyectarnos como comunidad, desafío que no hemos logrado construir en el transcurso de nuestra vida nacional. Es necesario educar y favorecer en nuestros pueblos todos los gestos, obras y caminos de reconciliación y amistad social, de cooperación e integración (n° 33). Todos debemos ser co-responsables de la construcción del bien común (…) para no desviarnos del gran objetivo: contribuir a erradicar la pobreza y la exclusión. Por eso, soñamos con un Bicentenario de la reconciliación y de la unidad de los argentinos. (n° 19)

-    Promover consensos sobre políticas públicas de erradicación de la pobreza y generación del desarrollo integral. Acercándonos al Bicentenario, recordamos que nuestra patria es un don de Dios confiado a nuestra libertad, como un regalo que debemos cuidar y perfeccionar. Podremos crecer sanamente como Nación si reafirmamos nuestra identidad común. En esta búsqueda del bienestar de todos, necesitamos dar pasos importantes para el desarrollo integral (n° 11). Hay una opinión generalizada sobre la necesidad de establecer políticas públicas que, tomando como fundamento nuestra Constitución Nacional, propicien un desarrollo federal, sano y armónico de la Argentina (n° 13) Es indispensable procurar consensos fundamentales que se conviertan en referencias constantes para la vida de la Nación, y puedan subsistir más allá de los cambios de gobierno (14) Desde ellos, se deberían institucionalizar las necesarias políticas públicas para el crecimiento de toda la comunidad. Instalarlas requiere la participación y el compromiso de los ciudadanos. (n° 15) La promoción de políticas públicas es una nueva forma de opción por nuestros hermanos más pobres y excluidos (n° 18)

-    Afianzar la educación y el trabajo como claves del desarrollo y la justa distribución de los bienes. No hay democracia estable sin una sana economía y una justa distribución de los bienes, entre todos debemos seguir trabajando a fin de hacerla realidad y que no quede sólo en una consigna o en un plano teórico o meramente emotivo (n° 4) Urge otorgar capital importancia a la educación como bien público prioritario, que genere inclusión social y promueva el cuidado de la vida, el amor, la solidaridad, la participación, la convivencia, el desarrollo integral y la paz. Necesitamos una tenaz educación en valores y una formación para el trabajo, unidas a claras políticas activas, generadoras de trabajos dignos. (n° 37)

-    Mejorar el sistema político y la calidad de la democracia. Es imperioso dar pasos para concretar la indispensable y tan reclamada reforma política. También para afianzar la orgánica vitalidad de los diversos partidos y para formar nuevos dirigentes, reconociendo que las estructuras nuevas no producirán cambios significativos y estables sin dirigentes renovados, forjados en el aprecio y el ejercicio constante de los valores sociales. Sobre todo, es imprescindible lograr que toda la ciudadanía pueda tener una mayor participación en la solución de los problemas, para que así se supere el recurso al reclamo esporádico y agresivo y se puedan encauzar  propuestas más creativas y permanentes. De este modo construiremos una democracia no sólo formal, sino real y participativa. (n° 36)

-    Fortalecer las instituciones republicanas y el Estado. A partir de las crisis vividas, ya nadie cuestiona la necesidad de un Estado activo, transparente, eficaz y eficiente (n° 3) Aunque a veces lo perdamos de vista, la calidad de vida de las personas está fuertemente vinculada a la salud de las instituciones de la Constitución, cuyo deficiente funcionamiento produce un alto costo social. Resulta imprescindible asegurar la independencia del poder judicial respecto del poder político y la plena vigencia de la división de los poderes republicanos en el seno de la democracia. La calidad institucional, es el camino más seguro para lograr la inclusión social. Asimismo, debemos fortalecer a las organizaciones de la sociedad. (n° 35)

-    Implementar políticas agroindustriales para un desarrollo integral. Es necesario concretar un programa agropecuario y agroindustrial a nivel nacional, que integre en la vida del país todo lo que está vinculado a nuestra tierra. Cabe apreciar la histórica importancia del campo en el crecimiento de nuestra sociedad y, a su vez, incorporar todos los avances tecnológicos con pleno respeto del medio ambiente. Por otra parte, se ha de alentar el desarrollo de las comunidades de los pueblos originarios y de las familias minifundistas, favoreciendo el derecho a la propiedad de la tierra que habitan y trabajan. Es prioritario apoyar la investigación y la inclusión científica y tecnológica de los diversos sectores en favor de las personas y de la sociedad. (n° 38)

-    Promover el federalismo. Contribuir a la necesaria y justa autonomía de las Provincias y sus Municipios con relación al poder central, no sólo referida al gobierno de esas jurisdicciones sino también a la coparticipación de los recursos. Esta autonomía entraña la promoción de las economías regionales y la igualdad en las condiciones de vida, y  también el acceso a las libertades y derechos, especialmente en lo que respecta a la educación, a la salud, al trabajo y a la vivienda digna. (n° 39)

-    Profundizar la integración en la Región. En estos tiempos que vivimos es tarea prioritaria revalorizar la integración regional, por ejemplo en el MERCOSUR, y también global, en el contexto de la creciente interdependencia de las naciones, conscientes que “los retrasos en la integración tienden a profundizar la pobreza y las desigualdades” (n° 40)

4  Documento de Aparecida, n° 403

5  Cf. Conferencia Episcopal Argentina. “Hacia un Bicentenario en justicia y solidaridad 2010-2016”. 96ª  Asamblea Plenaria, 14/11/08, n° 20-23

Más artículos...

Situación Comunidad Qom

Reunión entre Mons. Lozano con diputados nacionales y dirigentes sociales por la situación de la comunidad Qom.

 

 

Monseñor Jorge Eduardo Lozano, obispo de Gualeguaychú y presidente de la Comisión Episcopal  de Pastoral Social, se reunió con Victoria Donda (Libres del Sur), Alicia Ciciliani (Socialismo), Virginia Linares y Cristina Calvo (GEN), Ricardo Alfonsín (UCR), Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica-ARI), María Elena Barbagelatta (Socialismo), Humberto Tumini (Libres del Sur) para interiorizarse del conflicto que está viviendo la comunidad Qom La Primavera  de Formosa.

 

Leer mas

Reunión con CGT

Mons. Lozano se reunió con Moyano y dirigentes de CGT

 

En el marco de la realización de la Semana Social 2013, el presidente de la Comisión Episcopal  de Pastoral Social (CEPAS), Mons. Jorge Lozano se reunió con dirigentes sindicales.

 El encuentro tuvo lugar en la sede del Sindicato Único de Espectáculos Públicos (SUTEP) y participaron Hugo Moyano, Gerónimo “el Momo” Venegas, el secretario del SUTEP Miguel Ángel Paniagua, y cerca de 40 dirigentes y secretarios generales.

 

Leer más...

Designación de nuevas autoridades

Designación de nuevas autoridades frente a la Comisión Episcopal de Pastoral Social

 

 

El actual Obispo de la Diócesis Gualeguaychú, Monseñor Jorge Lozano, fue elegido como presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social para el periodo 2011-2014. La designación se conoció durante la asamblea plenaria del Episcopado, que se desarrolló en la casa de ejercicios espirituales "El Cenáculo" en Pilar, Provincia de Buenos Aires, donde además se renovaron todos los cargos de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

 

Por su parte,[...] fue designado como Secretario Ejecutivo de la misma, el Pbro. Adalberto Odstrcil.

 

Leer más...

Our website is protected by DMC Firewall!