Cobertura on line

Desde la Comisión Episcopal de Pastoral Social, deseamos  tomar conciencia de que no hay democracia estable sin una sana economía y una justa distribución de los bienes, aunque entre todos debemos seguir trabajando a fin de hacerla realidad y que no quede sólo en una consigna o en un plano teórico o meramente emotivo.

 

“Con vistas al Bicentenario 2010-2016, creemos que existe la capacidad para proyectar, como prioridad nacional, la erradicación de la pobreza y el desarrollo integral de todos”. La dimensión social de la evangelización nos da esperanza para llegar a este punto, “estas convicciones y hábitos de solidaridad, cuando se hacen carne, abren camino a otras transformaciones estructurales y las vuelven posibles”.

 

“Las enseñanzas de la Iglesia sobre situaciones contingentes están sujetas a mayores o nuevos desarrollos y pueden ser objeto de discusión, pero no podemos evitar ser concretos —sin pretender entrar en detalles— para que los grandes principios sociales no se queden en meras generalidades que no interpelan a nadie”.

 

Creemos que promover acciones que busquen el desarrollo integral de toda y de todas las personas debe ser una prioridad en el marco del segundo Bicentenario de la Patria. Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres. Con este objetivo y con la idea de profundizar la enseñanza social del Papa Francisco, es que nos reunimos en esta nueva edición de la Semana Social de Mar del Plata.

 

 

Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina

 

¡Compartir este artículo!

Submit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn