Diálogo y compromiso para construir un modelo inclusivo y sustentable

Se llevó a cabo la última jornada de la Semana Social de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina

En la segunda mesa del día, Carlos Alderete de la Corriente Clasista y Combativa, hizo uso de la palabra en primer término y sostuvo que el trabajo es la clave para el desarrollo humano integral, concepto con el que coincidieron varios participantes desde el comienzo del evento.

La desocupación es el motivo del grave problema de descomposición social que padecemos, señaló el dirigente, y entre las consecuencias de esa descomposición marcó a la drogadependencia, la violencia y la inseguridad.

“El capitalismo destruye empleos, salarios y a las empresas a las que coloca en inferioridad frente a mercados internacionales” sentenció Alderete. En este contexto, agregó que es “imprescindible un plan donde la base sea la declaración de la emergencia alimentaria. Cuando la población de niños entra en desnutrición es irrecuperable”.

Para cerrar su exposición  el referente de la CCC aseguró que “Hay que volver a solidificar el mercado interno y rechazar definitivamente el manejo del Fondo Monetario Internacional sobre nuestra economía. Basta de timba financiera”, y  responsabilizo a Mauricio Macri y Maria Eugenia Vidal por el momento actual que vive el país.

En segundo lugar habló Pablo Bressano, empresario Pyme en el área de comunicaciones. Comenzó con un diagnostico de “fuerte recesión económica, tasas altísimas y falta de consumo interno”  Bressano agregó: “Tenemos el mismo PBI que nos atrasa 12 años, pobreza e indigencia en el orden del 40 por ciento . Estamos ante una tragedia social”

El dirigente empresarial afirmó que “La economía está volcada a la actividad financiera y no a la productiva” y manifestó que “si el objetivo es el déficit cero por el cero en sí mismo vamos a la muerte” ya que, de esa manera  se destruye el aparato productivo.

Bressano propuso anteponer los valores de solidaridad al individualismo, y marchar hacia una concertación social  para delinear las políticas que nos permitan salir de esta dramática situación.

En tercer lugar hizo uso de la palabra Julio Piumato, de la CGT quien denunció la situación dramática de los trabajadores y la continuidad de políticas nacionales en contra del empleo que han empeorado las variables socioeconómicas. Deploró que en 36 años de democracia no se haya podido reemplazar la ley de entidades financieras de la dictadura militar que mató y persiguió a miles de argentinos y a los trabajadores. Como consecuencia de ello, dijo “la seguridad jurídica de los grupos financieros parece estar por encima de los derechos sociales de los argentinos”. Dijo al respecto que el FMI dicta las políticas del gobierno y que “quieren nuestras riquezas naturales como garantía para cobrarse la deuda financiera”.

Piumato rescató la experiencia del dialogo que impulsó la iglesia en 2002 ante una situación de disolución nacional y señaló que “nuevamente estamos a favor del dialogo y el compromiso para acordar un proyecto de país”. En este sentido reivindicó el de las organizaciones de trabajadores y los sindicatos. “Los gremios tienen un valor fundamental en esta tarea de impedir que se avance sobre los derechos de los trabajadores. Para ello tienen que romper el modelo sindical argentino y los sindicatos, como están haciendo en toda América Latina<2.

Hugo Yasky, de la CTA de los Trabjadores, denunció que el gobierno “no escuchó a los trabajadores cuando se votó una ley contra los despidos y dejó el desempleo en manos del mercado logrando así  que aumenten la desocupación, la pobreza y la desigualdad en forma dramática, con porcentajes que ya superan los dos dígitos”. Están “destruyendo empleo industrial, que es el que más aportes realiza para el sostenimiento del sistema de seguridad social”, dijo el referente sindical.

También advirtió sobre las consecuencias negativas para el empleo industrial y del sector automotriz en particular a partir del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, que agravará las dificultades actuales, y anticipó que el Congreso “difícilmente avalará ese acuerdo firmado por el gobierno”.

Con referencia en los mensajes del papa Francisco, Yasky cuestionó la teoría del derrame, denunció la entrega de la soberanía y denunció que  ”el derrame de la copa se da hoy en los paraísos fiscales y se convierte en activos financieros, que son los únicos beneficiarios de este modelo a partir de un plan económico diseñado por el FMI a escala global”.

“Queda un solo camino y es construir con la única herramienta que tiene el pueblo que es el voto popular porque es necesario un rumbo diferente de administración del estado” manifestó. No obstante, “un gobierno popular que resulte de las próximas elecciones deberá tomar nota de una situación dramática en lo social, con caída del empleo y de un país muy difícil de gobernar”. Dijo que aún con los más lúcidos dirigentes no sera posible gobernar sin un contrato social que termine con la idea de que las políticas las definen los mercados”.

Yasky abogó por la unidad de los trabajadores “en una sola central sindical como requisito de los tiempos actuales y dijo que en la misma deberán esta los compañeros de los movimientos sociales, que también son trabajadores”. Pidió para ello “refundar el contrato social con una amplia convocatoria a del Estado a trabajadores y movimientos sociales, empresarios y pymes y los pequeños productores, los consejos universitarios, la iglesia, las diversas comunidades, pueblos originarios para definir un rumbo y políticas para pensar una Argentina que pueda resurgir de los escombros”.

En el cierre, el obispo de Avellaneda, Rubén Frassia, propuso “repensar la Pastoral Social en clave del trabajo y el esfuerzo del bien común como una de las tareas mas grandes que tenemos socialmente” Convocó a la amistad social para superar las diferencias y el disenso en un gran proceso de unidad y subrayó que “cuando uno se abre a Dios, uno se encuentra y se equilibra con los demás”.

Leave a reply

© 2019 All rights reserved. Terms of use and Privacy Policy