Economía y Geopolítica: La necesidad de la integración regional

El primer panel de expertos convocados por el encuentro “Repensar la economía” en el Centro de Convenciones de Paraná, este viernes en Entre Ríos, mostró coincidencia en los expositores en tornos a cuestionamientos sobre las políticas de endeudamiento y subordinación al poder financiero, así como reclamos de mayor integración latinoamericana para defender los intereses nacionales de los países de la región.

El panel “Economía y Geopolítica: La necesidad de la integración regional” reunió a especialistas de diversas disciplinas como el economista Alejandro Vanoli; la ex embajadora y diplomática, Marilita Squeff; y el sindicalista y titular de la Federación de Transporte, Juan Carlos Schmidt, bajo la moderación de Gastón López Seoane.

El ex titular del Banco Central consideró que “el endeudamiento es insostenible” y más aún en las actuales condiciones de la economía global, dado que  se trata de “un tiempo con más proteccionismo y una recesión global que nos interpela”, consideró difícil “pensar en salidas exportadoras en un contexto como este, en un país que ha perdido ventajas competitivas por la falta de políticas del estado nacional, con los tarifazos, la apertura, las política de ajustes, que han golpeado el aparato productivo”.

Si bien “hay que pensar en el corto plazo y las urgencias de la situación económica, como la inflación y la deuda; sobre todo hay que pensar en el default de la economía real y el default social. Hacen falta políticas que estimulen la demanda y aumenten la producción, evitando el impacto en los precios de una mayor demanda”, subrayó Vanoli.

El economista se sumó a las voces que reclaman la concreción de un pacto social, “algo sumamente esencial, por un tiempo determinado, que no desatienda la recuperación del salario justo por cuestiones éticas y económicas, pero que se pueda hacer en forma consistente y con reducción de la inflación, para lo cual, además de acuerdos se requiere un estado responsable que coordine”.

“Hay que pensar la economía desde otro lugar, desde lo productivo, con las restricciones enormes de un mundo donde los flujos financieros tienen el poder, han multiplicado el poder del dinero”, reclamó el economista. Asimismo, lamentó con tono autocrítico que la región haya “desperdiciado una oportunidad histórica para la integración regional por no haber adoptado las prioridades adecuadas”.

Schmidt convocó desde la introducción a enfocar la integración desde las prioridades y urgencias, instando a “integrar primero de todo a los que comen salteado, a los que menos tienen” y coincidió con la mirada crítica de los demás panelistas en torno al poder

​El sindicalista denunció “este nuevo fenómeno que se llama el mercado, que ahora invade hasta el último rincón del planeta y maneja también nuestras relaciones humanas”. Lamentó lo que denominó el “análisis ciego de los economistas que lo exacerban cada vez más y que aun siendo parte de la sociedad, sacralizan el mercado y son considerados como dioses”. Estos profesionales, dijo, “cuando el paciente se muere le echan la culpa al enfermo, lo hemos vimos con esta gestión”

Schmidt destacó las reacciones de los pueblos de la región frente a las recetas neoliberales. Asimismo, lamentó que las políticas anteriores “no tuvieron la densidad suficiente, no lograron modificar la matriz productiva ni avanzar en los grandes proyectos de infraestructura y quedaron pendientes la cuestión energética, la cuestión del corredor bioceánico y varias políticas de desarrollo de infraestructura”.

La ex embajadora Squeff reivindicó el espíritu integrador de los primeros acuerdos entre Raúl Aflonsín y José Sarney, de Brasil, al firmar los acuerdos que dieron origen al Mercosur, y lamentó la falta de continuidad para avanzar mediante políticas de estado en la integración política, cultural y en materia de derechos humanos. En particular cuestionó el uso de la política regional por parte de la actual gestión, señalando su enfoque puramente mercantil y como trampolín para otros acuerdos, entre los que citó el de Mercosur-Unión Europea.

Dijo al respecto que “creemos en el multilateralismo, pero no en el disciplinamiento que nos somete a las reglas del otro”. Asimismo, defendió los acuerdos automotrices con Brasil “que nos permiten crear trabajo entre nuestros países pero que se vería amenazado por acuerdos con terceros como la UE. Los europeos -agregó- otorgan cuotas, por ejemplo, de carne, pero los productos agrícolas de la Unión Europea nunca van a estar sujetas al libre comercio como si se nos exige a nosotros”.

Abogó finalmente por el ambientalismo, la denuncia del cambio climático y la defensa de la “casa común”, banderas que levanta el Papa Francisco, como posibles banderas de una integración regional con el mundo desde la propia identidad Latinoamérica.

Leave a reply

© 2019 All rights reserved. Terms of use and Privacy Policy