Panel “Política y Economía para Latinoamérica, equidad distributiva, conflicto y paz social

“CON EL NEOLIBERALISMO NO ES POSIBLE UNA ECONOMÍA CON ROSTRO HUMANO”

En el marco de la segunda jornada del encuentro “Repensar la economía” organizada por la Pastoral Social, se realizó este sábado el Panel Política y Economía para Latinoamérica, equidad distributiva, conflicto y paz social, con la participación de los economistas Roberto Feletti, Carlos Heller, Celina Calore, y Juan Horacio Nazar. El Obispo auxiliar de Santiago del Estero Enrique Martínez Ossola tuvo a su cargo el comentario de cierre de la mesa.

Celina Calore, del Centro de estudios Scalabrini Ortiz, señaló que las evidencias del aumento de la pobreza en la región muestran las” inconsistencias del neoliberalismo” y propuso avanzar con un plan económico “basado en la sustitución de importaciones en sectores competitivos para la Argentina”. Habló también de “políticas innovadoras destinadas a fomentar el empleo en aquellos sectores que, sin ser competitivos, pueden generar empleo con escasa inversión”. Se trata, dijo, de pensar “una economía de dos velocidades que haga un uso racional de la tecnología en relación con la conservación del empleo evitando el reemplazo de puestos de trabajo”. El proceso de desarrollo no puede desligarse de la cuestión ambiental, dijo, “se trata de generar una movilidad social que permita a todos tener una base para la vida digna”.

El ex viceministro de Economía, Roberto Feletti, por su parte historizó el proceso económico regional señalando que el esquema multilateral de relaciones internacionales en los comienzos del Siglo XXI coincidió con el proceso de integración regional desde el Mercosur y la unidad de América del Sur, con la UNASUR, permitiendo un crecimiento de los países miembros que superó el diez por ciento. “La Patria Grande, dijo, no solo fue un discurso sino un proceso con resultados económicos”, destacó.

Al referirse al momento actual subrayó la debilidad que surge de los procesos de endeudamiento con administraciones -tales como las de Argentina y Brasil- que apuestan a fragmentar el mercado regional, escenario que se registra en medio de una nueva guerra comercial entre Estados Unidos y China, con sus derivaciones negativas para la región.

Propuso mantener a ultranza la vocación latinoamericana, aún pese a las diferencias con el principal socio de la región, “dado que sin Brasil no se puede”, y estar atentos a los avatares del proceso de conflicto comercial internacional. Recomendó en este sentido que “Argentina no abandone su vocación latinoamericana en la nueva etapa”.

Respecto de la situación financiera, Feletti destacó que para los Estados Unidos la pregunta después de septiembre es “quién paga la deuda”, y razonó que “los dólares de las exportaciones no llegaron, se fugaron divisas por un récord de 6 mil millones de dólares en septiembre y, además, el gobierno defaulteó los vencimientos más inmediatos”. Al respecto analizó que “la negociación sobre cómo se enfrentará el pago de la deuda contraída por el actual gobierno con acreedores locales e internacionales, condiciona el futuro del país”.

A su turno, el ex diputado nacional Carlos Heller comenzó su intervención preguntándose si es posible implementar una “economía con rostro humano, como lo reclama el Papa Francisco, en este contexto de neoliberalismo, que mide su eficiencia solamente a partir de la obtención de renta”.

Rescató al premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz quién escribió recientemente que “el neoliberalismo está muerto, pero sigue haciendo daño” y en ese contexto recuperó las propuestas del economista en torno a lo que definió como “capitalismo progresista” que postula un “equilibrio de los mercados y gobiernos que tengan en cuenta las cuestiones ambientales, de salud, investigación y tecnología”. También recuperó la idea de que “la riqueza será el resultado de la investigación científica y el trabajo social con suficiente control para evitar la riqueza no genuina; de esta manera podremos salir del esquema que equipara a 1 hombre con 1 dólar para reemplazarlo por otro que sea de 1 hombre = 1 voto.”

Heller analizó que los resultados del gobierno macrista no expresan un fracaso; “son los que vinieron a implementar, en términos de reducción salarial, baja de jubilaciones, endeudamiento etc.” Consideró que estas políticas crearon el caso “insólito” de que el récord de la fuga de capitales coincida en la Argentina con la declaración de la emergencia alimentaria. “Llegamos al colmo de tener que escribir en una plataforma electoral que comer es un derecho”, señaló el economista.

Finalizó su intervención señalando como cuestión central del futuro económico la necesidad de “encarar la negociación de la deuda con la bandera de recuperar la soberanía, más allá de las condiciones puntuales”. Destacó al respecto que “la única manera de poder pagar las deudas es, justamente, abandonar las recetas del FMI”.

Leave a reply

© 2019 All rights reserved. Terms of use and Privacy Policy